Protocolo de acoso

El acoso escolar es una forma de interacción social en la que hay víctimas, agresores y espectadores. Entre las víctimas y los espectadores se establece una ley de silencio y entre los agresores y víctimas una relación de dominación-sumisión. Cuando se sepa de alguna situación de acoso escolar, sea de forma directa o por el buzón para la prevención del acoso escolar que existe en el I.E.S., siempre se tendrá presente que:

• La persona que recibe la información nunca debe opinar, aconsejar, indagar o improvisar y especialmente nunca interrogará al posible alumno espectador, a la supuesta víctima o a los supuestos acosadores.

• Se debe escuchar con empatía y transmitir confianza en la respuesta que propone el centro e informar de que se dispone de un protocolo de actuación para intervenir de forma adecuada en este tipo de situaciones.

• Quien reciba esta información, la trasladará a su vez de forma inmediata a la dirección del centro.