Orientación académica y vocacional

El Centro cuenta con un Departamento de Orientación que asesorará al alumnado, a través de sus tutores o tutoras en los aspectos relacionados con la toma de decisiones sobre su futuro educativo o profesional, sus necesidades educativas o cualquier otro aspecto relativo a su desarrollo personal.

Cómo ayudar a los hijos en el estudio

Los alumnos y alumnas establecen fuertes vínculos con sus familias, interiorizando sus valores, actitudes y comportamientos. Cuando los alumnos llegan al I.E.S. en la mayoría de los casos encuentran un entorno con valores similares a los de su familia, pero en determinados situaciones puede que esto no sea de así, hecho que les sitúa en desventaja. En estos casos es necesario plantear las soluciones en tres pilares básicos: colaboración mutua, consenso y resolución de los problemas sin culpabilización .

La colaboración mutua supone llegar a acuerdos para encontrar soluciones. Aparte de las propias que el I.E.S. Tomás de Iriarte impulsa, la experiencia nos ha llevado al convencimiento que el siguiente decálogo Cómo ayudar a mis hijos en el estudio es un buen comienzo.


Cómo ayudar a los hijos en el estudio
Fomentar la importancia de mantener un contacto más estrecho con el I.E.S Tomás de Iriarte para recabar información sobre la marcha de sus hijos, asistencia, comportamiento, estudio, etc.
Resaltar la importancia de mantener una actitud positiva en clase, para ello es esencial que en casa siempre se hable de forma positiva del Instituto y del profesorado. El redimiento intelectual mejora en un ambiente en el que el alumnado sabe lo que se espera de ellos.
Animarles a la lectura y a que se acostumbren a usar el diccionario tanto para las palabras cuyo significado desconocen, como aquellas en las que presentan duda a la hora de escribirlas. En el hogar debe haber libros, revistas y periódicos de calidad.
Inculcarles la importancia de la organización y planificación del tiempo de estudio, todos los días deben dedicar un tiempo al estudio,para que no se les acumulen las materias ante los exámenes.
Recalcar la importancia de la comunicación entre padres e hijos (preguntarles por las tareas escolares, hablar con ellos de sus estudios, cómo se sienten en el centro,...).
Evitar mientras se estudia tener encendida la televisión, radio,...
Valorar positivamente sus esfuerzos y cualidades personales, aceptando incondicionalmente sus limitaciones y defectos.
Ofrecerles su colaboración, pero sin suplantar su trabajo y no ocultar la información que deben conocer los profesores.
No comparar éxitos y fracasos de su hijo/a con otros miembros de la familia o con amigos.
Apoyarles en las opciones que su hijo/a deba hacer a lo largo de su vida académica, evitando las imposiciones y proponerles metas y esfuerzos realistas.